Información 

No hay manera de prevenir el cáncer de mama, pero la mejor protección es detectarlo en sus primeras etapas y darle tratamiento inmediato.
La detección temprana se logra realizándose mamografías (radiología o rayos X de las mamas) regularmente, controlándose con un médico y haciéndose autoexamen de las mamas.

¿Qué es el Cáncer de Mama?

Usted ha oído el término “cáncer del mama” anteriormente, pero ¿qué significa? Permítanos ayudarle a entender. El cáncer ocurre cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos surgen debido al crecimiento fuera de control de células anormales.

Los distintos tipos de cáncer pueden comportarse de maneras muy diferentes. Por ejemplo, el cáncer del pulmón y el cáncer del mama son dos enfermedades muy distintas. Ambas crecen a velocidades diferentes y responden a tratamientos diferentes. Por esta razón es que las personas que tienen cáncer necesitan que el tratamiento esté dirigido a su tipo de cáncer.

Aunque generalmente afecta a las mujeres, los hombres también pueden padecer de cáncer del mama, no obstante esto es muy poco frecuente.

Los avances en las imágenes mamarias se han desarrollado de tal manera que han pasado a ser la clave, junto al examen clínico de un especialista y el autoexamen, para detectar el cáncer de mama en su etapa inicial. La mamografía ha demostrado disminuir un 25 a 30% la mortalidad por cáncer mamario, permitiendo evidenciar tumores dos años antes que la palpación. La mamografía es un estudio importante para la detección del cáncer de mama.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),”una de cada nueve mujeres padecerá cáncer de mama”. Como podemos apreciar, estamos frente a una enfermedad que por su alta incidencia representa la causa más importante de mortalidad femenina desde el punto de vista oncológico y que por sus características propias representa un verdadero problema médico-social, en sus aspectos preventivos, diagnósticos y terapéuticos.

Dentro de las mamas se encuentran las glándulas que producen y segregan la leche después que la mujer tiene un bebé. Las glándulas que hacen la leche se llaman lobulillos y los tubos que las conectan al pezón se llaman conductos. La mama en sí está constituido por lobulillos, conductos y tejido graso, conectivo y linfático.

Axila: Área debajo del brazo. Es posible que falte parte del tejido en esta área en pacientes a las que se les ha hecho una mastectomía.

Nudo del esternón: Área entre las clavículas. Se usa como un punto de medida.

Clavícula: Hueso delgado en la base del cuello.

Aréola: Área circular del tejido pigmentoso que rodea el pezón. Se usa como un punto de medida.

Pezón: Proyección de la mama que sirve de salida para la leche. Se usa como un punto de medida cuando se examina la simetría de las mamas.

En la mama:

  • Aréola
  • Pezón
  • Tejido conectivo graso
  • Conductos galactóforo
  • Lobulillo

Simplemente el ser mujer y envejecer hacen que la mujer corra el riego de desarrollar cáncer de mama.  Los factores de riesgo son mayores si hay antecedentes familiares. Si le han hecho una biopsia que indicara un estado precanceroso. Si dio a luz por primera vez después de los 35 años o si no tiene hijos; si comenzó a menstruar antes de los 11 años; o si comenzó el período de la menopausia después de los 55 años.

Por lo tanto el control sobre el cáncer de mama se fundamenta en una prevención  que incluye una detección temprana y  tratamientos adecuados. El cáncer de mama es una enfermedad de mujeres  -menos del uno por ciento ocurre en hombres.

  • Mujer mayor de 35 años
  • Historia personal o familiar de cáncer de mama
  • Menstruación temprana (antes de los 11 años)
  • Menopausia tardía (después de los 55 años)
  • Primer embarazo a término después de los 35 años
  • Si no tiene hijos
  • Antecedentes de patología mamaria benigna

No hay manera de prevenir el cáncer de mama, pero la mejor protección es detectarlo en sus primeras etapas y darle tratamiento inmediato. La detección temprana consiste en mamografías (radiología o rayos-X de las mamas) regularmente, control médico de las mamas y el autoexamen de mamas. 

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama y cómo se puede prevenir de esta enfermedad?

Simplemente el ser mujer y el envejecer hacen que la mujer corra el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Dos terceras partes de los casos de cáncer de mama ocurren en las mujeres mayores de 50 años de edad.

El riesgo también aumenta si la mujer tiene antecedentes de cáncer de mama en su familia; si nunca ha tenido hijos; si tuvo su primer hijo después de los 30 años de edad; si comenzó a menstruar antes de los 12 años; si dejó  de menstruar antes de los 55 años de edad; o si tiene una alimentación con un alto contenido de grasas.

No hay manera de prevenir el cáncer de mama, pero la mejor protección es detectarlo en sus primeras etapas y darle tratamiento inmediato. La detección temprana consiste en mamografías (radiología o rayos-X de las mamas) regularmente, control médico de las mamas y el autoexamen de mamas.

El síntoma más común del cáncer de mama es un nódulo (endurecimiento) en la mama. Otros síntomas son el cambio del tamaño o la forma de la mama, secreción de los pezones, o cambios en el color y la textura de la piel de la mama o de la piel oscura alrededor del pezón (areola). Sin embargo, a menudo no hay síntoma concreto de cáncer hasta que la enfermedad ha progresado a un estado avanzado. Esta es la razón por la cual la mamografía es tan importante, ya que puede detectar el cáncer de mama antes que se pueda ver o palpar.

¿Cuándo debo consultar?

  • Dolor punzante en alguna parte de la mama que persiste tras la menstruación.
  • Cambios en la coloración o aspecto de la piel de la mama.
  • Resaltes en la mama, hoyuelos o hundimientos de la piel o palpación de bultos que no se palpaban previamente y que persisten tras la menstruación.
  • Secreción de líquido por el pezón
  • Cualquier cambio en sus mamas al realizar la autoexploración mensual.
  • Con menos de 35 años debe realizar un auto-examen de sus mamas mensualmente y en cada control médico.
  • Entre 35 y 40 años debe realizar, además, una mamografía anualmente.
  • Mayor de 40 años debe realizar, además, un control médico y mamográfico anual
  • En todos los casos se debe consultar ante cualquier anormalidad que note en sus mamas.

La INFORMACIÓN ES UNA HERRAMIENTA  PARA PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA.

Detección Oportuna

  • Mamografía
  • Autoexploración mamaria
  • Exploración clínica
  • Ultrasonido

La prevención más eficaz del cáncer de mama es la detección temprana y por ello la exploración  de las mamas a través de una Mamografía, de forma periódica, es fundamental. Este examen detecta pequeños tumores que pueden pasar desapercibidos en la autoexploración. Si tiene 40 años de edad o más, es muy importante hacerse una mamografía anualmente, según lo indique su médico, debido a que el cáncer puede empezar a crecer en cualquier momento, una mamografía no es suficiente.

En caso de detectar una alteración en la Mamografía, ésta puede ser evaluada con otros métodos de imágenes como ser:

Ecografía

Puede diferenciar cuando un nódulo es un quiste o una masa sólida, evaluar sus características para relacionarla con benignidad o malignidad descubrir pequeñas lesiones dentro de los conductos.

Mamografías por tomosintesis

Consiste en la captura de múltiples imágenes de cada mama, a partir de cortes milimétricos. Esto permite mejorar significativamente los resultados de los estudios. La Tomosíntesis es un estudio complementario que permite analizar los tejidos capa por capa, con separaciones milimétricas entre sí, despejando dudas y detectando la aparición de lesiones muy sutiles e incipientes.

Mamografía con contraste

En la detección temprana del cáncer de mama, la mamografía por contraste puede ser una herramienta complementaria muy útil con resultados similares a la resonancia magnética. Esto resulta en el incremento de la sensibilidad y especificidad dado que aporta al estudio información funcional de una lesión que puede estar oculta. Al ser un estudio contrastado permite obtener una imagen combinada en la que se verán realzadas las áreas de captación del contraste y se suprimen las áreas de tejido normal.

Resonancia Magnética Nuclear

Este examen se usa en casos especiales, puede descubrir recidivas en una mama operada e irradiada por cáncer y/o controlar las prótesis mamarias y sus complicaciones.

En caso que sea necesario un análisis histológico de la lesión identificada con los métodos antes citados, el médico puede solicitar biopsias.

Intervencionismo Mamario

Son procedimientos que obtienen muestras del tejido para poder llegar a un diagnóstico exacto de las lesiones mamarias. El análisis citológico o histológico según sea la muestra se realiza en un laboratorio.

– Punción Citológica Aspirativa con Aguja Fina (PAAF)

– Core Biopsia con Aguja Gruesa (BAG)

– Punción Biopsia Asistida por Vacio (BAV)

Estos procedimientos pueden ser guiados con Ecografía, Esterotaxia Digital  o Tomosintesis.

Cabe destacar que la elección de estas distintas alternativas va a depender de cada caso en particular.

En la ducha

Levante su brazo izquierdo. Con la yema de los dedos de su mano derecha, examine cuidadosamente su pecho izquierdo. Empiece por la parte superior del contorno del pecho y prosiga en sentido circular, presionando lo suficiente para sentir el tejido interno. Una vez completado el círculo prosiga con círculos concéntricos, cada  vez más pequeños, hasta llegar al pezón.

Manteniendo la posición, examine su pecho con movimientos verticarles, desde el esternón hacia la axila.

Manteniendo la posición, examine su pecho realizando un movimiento desde afuera hacia el pezón. 

Frente al espejo

Enfrente el espejo con sus brazos en ambos costados. Revise sus mamas buscando nódulos, retraccions, formas irregulares u otros cambios.

Repita el procedimiento con sus brazos encima de su cabeza

Recostada

Recuéstese, coloque un almohadón debajo de su axila y en esta posición realice los mismos movimientos de control que “en la ducha”.

El tratamiento del cáncer de requiere un enfoque de equipo.

Este equipo incluye profesionales, que tienen un interés especial y son expertos en el tratamiento y la cura del cáncer de mama. Cada una de ellos contribuye sus habilidades especiales para trabajar juntos hacia una meta común.

Su equipo de Tratamiento

Su equipo de tratamiento puede incluir a las siguientes personas:

Médico de Cabecera: coordina su cuidado.

Cirujano: examina el tejido y los nódulos linfáticos para detectar la posible extensión del cáncer.

Médico Oncólogo: trata los tumores malignos con quimioterapiay7o terapia de hormonas.

Radiólogo: trata los tumores malignos con radioterapia.

Enfermeras: tiene experiencia en el cuidado de personas con cáncer.

Psicólogo-psicooncólogo: ayuda a hacer frente contra la enfermedad y el tratamiento.

Usted, la paciente, es también una parte importante del equipo de tratamiento. Debe aprender tanto como pueda, tomar parte en decisiones cuando sea apropiado, guardar sus citas con los médicos, cooperar al máximo, y mantener una actitud positiva. Es muy importante tener confianza en su equipo de tratamiento, en el plan de tratamiento desarrollado para Ud., y en su propia habilidad de sobrepasar esta situación.

Su médico puede recomendarle quimioterapia. Esta decisión está basada en muchos factores, incluyendo el tipo y tamaño de su tumor, los ganglios comprometidos, los receptores de hormonas y biología tumoral. La mastectomía le ha eliminado el cáncer de su mama. La quimioterapia puede destruir otras células cancerosas que se hayan podido expandir a otras partes de su cuerpo. Aunque puede haber efectos secundarios desagradables, los beneficios a largo plazo valen mucho más que las incomodidades temporales que pueda Ud. tener.

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia es el tratamiento del cáncer con sustancias químicas o drogas potentes. En muchos casos las drogas se dan en combinación, puesto que se ha descubierto que esto es mucho más eficaz que dar las mismas por separado. La quimioterapia destruye las células cancerosas al interferir con su crecimiento o al impedir que se reproduzcan.

La quimioterapia se puede usar por sí sola para el tratamiento del cáncer, o en combinación con la cirugía y/o radioterapia. A veces se dan drogas en tabletas, cápsulas o en forma líquida, y se toman por boca. Otras veces se inyectan en un músculo, en vena (endovenosa) o dentro del abdomen o espacio pleural.Las drogas entran en el torrente sanguíneo y se transportan por todo el cuerpo hasta donde sea que crezcan las células cancerosas. Por este motivo, la quimioterapia podría llegar a células a las que no llegan ni la cirugía ni el tratamiento con radiación.

La duración del tratamiento variará según el tipo de cáncer que tenga, las drogas que se usan y la forma en que su cuerpo responde a ellas. La terapia se podría administrar diaria, semanal o mensualmente. Algunas drogas se dan periódicamente, con períodos de descanso de por medio, para que su cuerpo se pueda recuperar y produzca células sanas. Los tratamientos podrían continuar por meses e inclusive años.

¿Qué es el sistema linfático?

El sistema linfático está compuesto por muchos vasos que llevan linfa, estos vasos acompañan en forma paralela al sistema venoso a través del cuerpo. La linfa es un fluido claro, sin color, que contiene agua y unas pocas células sanguíneas que se originan en muchos órganos y tejidos. El sistema linfático ayuda a proteger y a mantener fluido el medio interno del cuerpo, por medio de la filtración  y el drenaje de la linfa que viene de cada región del cuerpo que desemboca en nódulos (ganglios) y estos en vasos más grandes. 

Con frecuencia durante una tumorectomía o una mastectomía, algunos de los nódulos linfáticos de la axila pueden ser extirpados. Los nódulos linfáticos de la axila (también llamados glándulas linfáticas axilares) drenan los vasos linfáticos de la región de los antebrazos, la mayoría de la mama, la nuca y la axila. Los nódulos linfáticos ayudan a filtrar el exceso del fluido, bacteria y los derivados de las infecciones.

¿Qué es el linfedema?

Cuando el patrón normal de drenaje de los nódulos linfáticos se disturba o se daña (frecuentemente durante la cirugía para remover los nódulos linfáticos), la hinchazón o edema  del brazo puede ocurrir. La radiación y la quimioterapia pueden causar también la hinchazón del brazo. Esta hinchazón del brazo, causada por una colección anormal de demasiado fluido, se llama linfedema.

Cuando los nódulos linfáticos de la axila han sido extirpados, una mujer tiene un riesgo más grande de desarrollar linfedema, ya que faltan ganglios que drenan. El linfedema puede ocurrir inmediatamente después de la cirugía, o meses o años después. No todas las mujeres que tienen una mastectomía experimentarán linfedema.

Aquellas pacientes que se les hayan realizado la técnica del GANLIO CENTINELA, no experimentarán linfedema, ya que no se han extirpado la totalidad de los ganglios.

Hay varios tipos de linfedema. El tipo agudo, temporal y suave de linfedema ocurre unos pocos días después de la cirugía y usualmente dura un periodo corto de tiempo. El tipo agudo y más doloroso de linfedema puede ocurrir como de 4 a 6 semanas después de la cirugía.

Sin embargo, el tipo más común de linfedema se da despacio y sin dolor, y puede ocurrir de 18 a 24 meses después de la cirugía, o toda la vida. Debido generalmente a esfuerzos muy bruscos (como por ejemplo, pintar una pared, podar un árbol, etc).

También por una erisipela que es una infección del brazo (generalmente la puerta de entrada de la infección es por  picadura de mosquito o quemadura de la mano).

¿Cómo se diagnostica el linfedema?

No hay un examen de diagnóstico específico para el linfedema. El médico completará su historia médica y su examen físico. La historia médica puede incluir preguntas acerca de lo siguiente:

  • Cirugías pasadas.
  • Problemas después de las cirugías.
  • El comienzo de los síntomas (¿Cuándo apareció la hinchazón en el brazo afectado?).
  • Historia de edema (hinchazón severa).
  • Medicamentos tomados actualmente.
  • Otras condiciones médicas como la presión sanguínea alta, la enfermedad del corazón, o la diabetes.

¿Cuáles son los síntomas del linfedema?

El síntoma principal del linfedema es la hinchazón del brazo afectado. El grado de hinchazón puede variar. Algunas personas pueden experimentar una hinchazón severa (o edema) – cuando el brazo afectado está mucho más grande que el otro brazo. Mientras que otras experimentarán una forma más suave del edema – cuando el brazo afectado está sólo un poco más grande que el otro brazo.

Además de la hinchazón del brazo afectado, los siguientes son los síntomas más comunes del linfedema. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas incluyen:

  • Sentir sensación de tirantez en el brazo afectado.
  • Sentirse adormecido o tener dolor en el brazo afectado.
  • Hinchazón en la mano (una evidencia podría ser que sus anillos ya no le caben).
  • Debilidad en el brazo afectado.
  • Perdida de fuerza, mayormente a la presión.

Los síntomas del linfedema pueden parecerse a otras condiciones médicas. Consulte con su médico para su diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento para el linfedema depende de la gravedad y la extensión de la condición. La prevención y el control del linfedema juegan un rol importante en esta condición ya que no existe cura.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

-El ejercicio: El ejercicio ayuda a restaurar y a fortalecer, además mejora el drenaje. El tipo de ejercicio le será recomendado por su médico y, o por su fisioterapeuta.

-Las vendas: El usar una manga de compresión hecha especialmente para usted, o una venda elástica podría ayudar a prevenir la acumulación de los fluidos.

-La bomba del brazo: El aplicar una bomba en el brazo ayuda con frecuencia a aumentar el flujo de los fluidos en los vasos linfáticos, y previene que estos fluidos se colecten en el brazo. 

-La dieta: El tener una dieta bien balanceada y controlar el peso del cuerpo es una parte importante del tratamiento.

-El dormir: El descansar es importante para su bienestar general. Después de la cirugía, puede que encuentre más cómoda durmiendo con el brazo elevado. Puede ponerse una almohada pequeña debajo del brazo, en el lado trazado, para aliviar la presión. Camisones y pijamas sueltos también puede ayudarle a pasar una buena noche.

-Mantener el brazo elevado: El mantener el brazo elevado por encima del nivel del corazón, cuando es posible, permite que la gravedad ayude a drenar el fluido acumulado

-Prevención de la infección: Es importante tomar medidas preventivas, como el buen cuidado de la piel, para proteger el brazo afectado de las infecciones y de la ruptura de la piel.

-El tratamiento puede incluir lo siguiente: Los pacientes que sufren de cáncer de mama que mantienen un buen cuidado de la piel y hacen ejercicio apropiadamente después de la mastectomía tienen menos probabilidad de desarrollar el linfedema.

Previniendo y controlando el linfedema

La protección del brazo hinchado es muy importante después de la cirugía del seno. Un sistema linfático con mal drenaje puede causar que el brazo afectado sea más susceptible a las infecciones y a ser menos sensitivo a temperaturas extremas. Las personas con linfedema deberían evitar cualquier lesión o infección y deberían estar concientes de aquellas actividades que ponen demasiada presión en el brazo afectado. Las medidas de protección incluyen lo siguiente:

  • Mantenga el brazo elevado cuando sea posible.
  • Intente, en lo posible, de que todas las inyecciones que le den y de que todas las muestras de sangre se tomen del brazo que no está afectado.
  • Asegúrese de que todos los exámenes de la presión sanguínea se hagan en el brazo que no está afectado.
  • Evite el usar camisones de noche o ropa con elástico en las mangas.
  • Use una afeitadora eléctrica cuando se vaya a afeitar las axilas.
  • Evite las quemaduras por el sol y otras quemaduras en el brazo afectado. Broncéese gradualmente; use protección contra el sol.
  • Evite las temperaturas extremas bien sea caliente o fría, como las bolsas térmicas calientes o frías.
  • Use guantes cuando esté haciendo algo de jardinería y cuando esté usando detergentes fuertes para el hogar.
  • Limpie la piel del brazo afectado diariamente y use loción hidratante. Cuando se esté secando el brazo, hágalo suavemente pero de una forma minuciosa.
  • Haga ejercicio regularmente para mejorar el drenaje, pero primero consulte con su médico o con su fisioterapeuta.
  • Mantenga una dieta bien balanceada, baja en sodio.
  • Cuide sus uñas apropiadamente y evite cortar sus cutículas.
  • Limpie todas las cortaduras con jabón y agua, y después aplique un crema con antibiótico y una venda esterilizada.
  • Proteja sus dedos de las punzadas con agujas y con objetos afilados. Use un dedal cuando esté cosiendo.
  • Evite los movimientos circulares rápidos de brazos para que no se acumule sangre en la parte exterior de las extremidades con el brazo afectado.
  • No llevar el brazo hacia atrás: por ejemplo, en el auto, no tomar la cartera del asiento de atrás.
  • No colgarse: por ejemplo, en el colectivo
  • No levantar peso: por ejemplo, no alzar niños con ese brazo. Llevar cartera o cosas pesadas con ese brazo. Lleve el bolso en el brazo que no está afectado
  • No empujar: por ejemplo, correr muebles de lugar.
  • Use vendas de gasa en vez de cinta adhesiva; no lo apriete de tal forma que le corte la circulación.
  • Evite picaduras de mosquitos o arañas.
  • Evite trabajos extenuantes y prolongados con la extremidad afectada.
  • Al tejer, use la aguja fuera del brazo.
  • No use joyas ni ropas apretadas o con bandas ajustadas .
  • No use vendajes elásticos.
  • Revise todas las áreas del brazo diariamente en busca de cualquier indicio de complicaciones.
  • Mida la circunferencia del brazo a intervalos regulares según la recomendaciones del médico o terapeuta.
  • Use un centímetro para medir el brazo, siempre en los mismos dos lugares.
  • La capacidad de sentir el tacto, la temperatura o el dolor en el brazo afectado podría disminuir. Utilice el miembro no afectado para probar la temperatura del agua para cocinar o para bañarse.
  • La prótesis juega un papel muy importante en este aspecto, ya que forma parte del atuendo diario de la mujer a quien va a acompañar durante muchas horas en el día. Por eso, es fundamental que la prótesis sea equilibrada y no pese en exceso o se apoye en el hombro de la mujer. Para ello, es necesario no sólo la ayuda de un corpiño especial que sujete lo mejor posible la prótesis, sino que el peso de ésta y su adaptación a la anatomía de la mujer sea lo mejor posible.
  • El corpiño debe ser suave, sin aro y sin encaje, de bretel ancho para que sujete bien.
  • Notifique a su médico inmediatamente si hay cualquier señal de infección, como enrojecimiento, calor, aumento en la hinchazón, o fiebre.

Reconstrucción mamaria

La mama femenina ha sido siempre un símbolo de la femineidad, de la fertilidad, del amor materno y de la atracción sexual. Su pérdida ocasiona trastornos psicológicos, emocionales y sociales.  El objetivo de la reconstrucción mamaria es que la mujer conserve  su imagen corporal, es decir una mama similar en forma, textura y características a la  no operada. El propósito de esta intervención no significa colocarse prótesis sólo con fines estéticos -quizás sea el más importante para la mujer ya que influye psicológicamente en ella-  sino que hay un bienestar psicofísico de la paciente y previene, por ejemplo, futuras desviaciones de la columna vertebral.

Es importante que se tenga en claro que con la reconstrucción mamaria no se recupera el mismo aspecto de la mama que antes de la cirugía. 

Motivos para una reconstrucción

Las mujeres quieren la reconstrucción de mama por muchas razones, incluyendo:

  • La comodidad y conveniencia de no tener que llevar una prótesis externa.
  • Aumentar el sentido de atracción sexual
  • Más variedad en el tipo y estilo de ropa que puedan ponerse
  • Reducir la preocupación con el cáncer de mama
  • Una sensación de soltura y de sentirse físicamente renovada


Preparándose para la cirugía

La decisión de efectuar la reconstrucción mamaria en la misma intervención que la mastectomía o en una fase posterior es fundamentalmente un criterio personal. La reconstrucción inmediata se realiza en el mismo momento que la mastectomía ( extirpación de la mama). La reconstrucción en una fase posterior puede hacerse semanas o incluso años después.

En definitiva, tan pronto como una mujer es diagnosticada de cáncer de mama, ésta debe informarse sobre las posibilidades de reconstrucción.

El cirujano que realiza la mastectomía, el oncólogo y el cirujano plástico deben coordinarse para desarrollar una estrategia que procure el bienestar de la mujer. La mayoría de las pacientes mastectomizadas están médicamente aptas para someterse a la reconstrucción mamaria. Siendo la reconstrucción quirúrgica la primera recomendación,  y si es posible realizarla inmediatamente después de la  mastectomía, de manera que la paciente despierte de la anestesia con una mama reconstruída, sin recibir el impacto y la mala experiencia de verse sin ella.

Esta cirugía  se extiende alrededor de  5 horas, a diferencia de mastectomía, que es de 1 hora aproximadamente. Consecuentemente, es fundamental el  estado general   de la paciente, evaluando las opciones más apropiadas para la edad, salud, características físicas y anatómicas.

Como en toda cirugía, existen riesgos asociados  y complicaciones específicas propias de este procedimiento. En general, problemas como hemorragias, cicatrices  o dificultades con la anestesia pueden ocurrir, aunque no son comunes.

¿Quiénes pueden operarse?

En líneas generales todas las pacientes pueden reconstruirse la mama. Sin embargo,  muchas veces quieren resolver la enfermedad y después pensar en la reconstrucción. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomía (reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; esto trae aparejado un beneficio psicológico.

No obstante, en algunos casos, la reconstrucción puede o debe posponerse (reconstrucción diferida) porque algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad.

Y otro punto -que no es menor- es el factor económico, porque  las obras sociales no reconocen la reconstrucción considerándola erróneamente  como una intervención estética y de los costos de la intervención debe  hacer cargo la paciente.

Actualmente han  cambiado tanto los conceptos que hasta  las mujeres que tenían mal pronóstico y no optaban por la reconstrucción dejó de tener valor. Al contrario,  va a tener  mejor calidad de vida aunque no sea auspicio su diagnóstico, ya que repercute positivamente en su ánimo.

Independientemente de cada caso, se debe tener  una buena información sobre las opciones de reconstrucción, esto ayudará a prepararse positivamente para una mastectomía, contribuyendo a mejorar la calidad y expectativa de vida.Si usted está interesada en la reconstrucción, hable con su cirujano y solicite ver fotografías de mamas reconstruidas. El le contestará sus preguntas sobre el procedimiento y le explicará los riesgo y los beneficios.

Técnicas de reconstrucción mamaria

Las técnicas de reconstrucción mamaria se han perfeccionado en los últimos años, y también han mejorado considerablemente las formas de los implantes de mama. Aunque la reconstrucción nunca puede compensar la pérdida de una mama, los resultados suelen ser muy buenos. Una mastectomía  puede ser superada psicológicamente por la mujer, de hecho muchas mujeres lo hacen, sin practicarse   la reconstrucción. Pero la tendencia actual es que la mujer no pase por esto y se reconstruya en el momento de la intervención quirúrgica.

Existen diferentes técnicas de reconstrucción mamaria. El equipo médico optará por una de ellas según el tamaño y extensión del tumor, y de la cantidad de tejido que se deba extirpar. En ocasiones es necesario realizar distintas operaciones para restaurar el volumen de las mamas, garantizar la simetría con el otro pecho y recrear la aréola y el pezón. En cualquier caso, la técnica elegida deberá ajustarse a las necesidades y deseos de la paciente, así como a su estado emocional y clínico, y a las posibilidades de reconstrucción que existan en su caso.

Tipos de reconstrucción

1) Con tejido propio

El cirujano utiliza la grasa, la piel y el tejido muscular de la espalda o del abdomen. Si se utiliza tejido abdominal (es decir, piel y grasa de la zona que esta debajo del ombligo realizando un colgajo que se traslada a la parte inferior del abdomen y se transplanta a la zona donde se va a crear la mama. Esta técnica  resulta generalmente  indicado para mujeres que tengan un exceso de grasa en el abdomen inferior.

Si se realiza con tejido de la espalda, el cirujano traslada una sección de piel y de músculo de la espalda, por debajo del brazo, hacia la zona de la mama que se reconstruye. Es preferible trasladar el músculo dorsal completo, con vasos sanguíneos y nervios. Si no es posible, el tejido muscular con su red de vasos sanguíneos deben ser reconectados.

Dado que este colgajo de piel suele ser más delgado que uno de abdomen, este método de reconstrucción se realiza acompañada de la utilización de un implante de mama, para obtener un volumen mayor y dar a la nueva mama una forma más natural.  

En una segunda y más sencilla operación, se crea la aréola y pezón.

Prótesis de silicona

Un implante protésico de mama es una bolsa con forma de mama que puede estar rellena con diversos materiales. Los más conocidos son de   gel de silicona y de solución salina (sal- agua). El implante mamario se coloca bajo el músculo para crear una nueva mama. Si se ha realizado una mastectomía total, es necesario contar con suficiente cantidad de piel para obtener volumen con la utilización de una prótesis, de lo contrario se requiere del uso de expansores de tejidos.

Reconstrucción del pezón y de la aréola (la zona más oscura de la mama)

En una mastectomía también suele extirparse el pezón, porque puede contener células cancerosas. En todos los casos, la reconstrucción,  se trata de una intervención leve y relativamente indolora. Las técnicas actuales son muy sutiles y los resultados suelen ser muy atractivos y satisfactorios. Las operaciones para reconstruir el pezón y la aréola sólo se hacen cuando se ha completado la reconstrucción de la mama.

2) Implantes externos

Actualmente hay lencería que  intenta compensar las diferencias de tejido y volumen de la mama intervenida. Además hay prótesis parciales de silicona que se sujetan a la piel mediante  tiras adhesivas hipoalergénicas. 

Resultados

En algunos casos puede ser que el contorno de la mama reconstruída no sea exactamente igual que antes de la mastectomía. Sin embargo, estas diferencias sólo suelen ser aparentes para la propia mujer, no siendo percibidas por los demás.  Para la mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta, donde el resultado obtenido tras una reconstrucción mamaria es definitivo y permite hacer una vida absolutamente normal, proporcionando un equilibrio psicológico , volviendo a verse como un cuerpo completo.

Esto conlleva  a una vida  social y sexual completa y a olvidar la enfermedad que la condujo a la reconstrucción.

Tipos de mastectomía

Cuadrantectomía: resección del cuadrante mamario donde se encuentra el tumor

Subcutánea: eliminación de la glándula

Simple: extracción de la glándula y piel de la aréola

Radical: se retira también el músculo pectoral

Tumorectomía: resección del tumor

Métodos de reconstrucción de la mama

  1. Prótesis
  2. Expansión + prótesis
  3. Tejidos locales: ascenso abdominal; rotación de colgajos de piel vecina.
  4. Colgajos músculos cutáneos: recto abdominal o dorsal ancho


Objetivos de la reconstrucción mamaria

º recrear una mama de aspecto natural, incluyendo, la aréola y el pezón

º eliminar la necesidad de llevar prótesis de relleno, posibilitando llevar prendas de vestir que no serían posibles sin reconstrucción (traje de baño, escotes, etc.)

º rellenar el hueco y la deformidad que queda en el tórax

º restaurar la imagen corporal

º mejorar la calidad de vida

Historia clínica

CIRUGÍA CONSERVADORA: Se conserva parte de la mama.  En caso contrario, se extirpa el tumor y se rellena la mama  . De esa forma, se evita que la mama quede deforme.

CIRUGÍA RADICAL: Se extirpa el pecho en su totalidad, lo que exige reconstruirlo por completo. Lo ideal es hacerlo en la misma intervención quirúrgica, aunque después deba aplicarse quimioterapia, lo que exige la participación de un equipo quirúrgico multidisciplinario.

MASTECTOMÍA PREVENTIVA:  es la remoción quirúrgica de uno o ambos senos para prevenir o reducir el riesgo a sufrir cáncer de mama. En estos casos se practica una mastectomía total, en mujeres a quienes ya se les ha extirpado una mama a causa de la enfermedad, a aquéllas que presentan  historial familiar o genéticamente marcada.

Se cree que hay dos factores que aumentan el riesgo de cáncer de mama, la obesidad y la dieta alta en grasas.

Obesidad se define como 30 kilos o más sobre su peso apropiado. Una dieta que incluye grandes cantidades de comida con mucha grasa, especialmente grasa animal, puede contribuir a la obesidad. Comidas comunes que tienen mucha grasa son la leche, los productos lácteos, y las carnes grasosas.

Una manera de bajar la ingesta de grasas es sustituir la leche por leche descremada, otra forma es comer carne blanca o roja con poca grasa.

Hay otras formas para mantener un peso saludable. Las comidas dulces y las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías, así que puede limitarlas en su dieta.

También puede añadir comidas que sean altas en fibras y bajas en calorías tales como las frutas, las verduras y los cereales integrales.

El ejercicio es otra manera de reducir su peso y mejorar su salud en general. Una caminata de 30 minutos, tres o cuatro veces por semana, es una manera fácil y económica de hacer ejercicio. Nadar y andar en bicicleta son también buenas alternativas. Como hay muchas maneras de hacer ejercicio, encuentre alguna que le guste y manténgala.

El fumar es un riesgo grave para su salud. Algunas mujeres tienen una fuerte motivación para dejar de fumar después de haber sido diagnosticadas de cáncer de mama.

Las emociones, la salud y el cáncer de mama

 El saberse enfermo es una experiencia tanto física como emotiva. No existe una única manera de responder frente a tal experiencia. Es usted tan individual en su manera de tratar el cáncer de mama, como lo es en la manera en que trata la vida.

Su personalidad y su historia emocional pueden influir decisivamente en la evolución de le enfermedad y en la respuesta a los tratamientos. Si una persona se mantiene bien psicológicamente, puede defenderse mejor y hasta prevenir la enfermedad. Varios estudios confirman que las emociones perturbadoras son malas para la salud y sabemos que la desesperanza constituye el peor estado emocional para una enfermedad.

Mediante la asistencia psicológica podemos ayudarla no sólo a recuperar su bienestar psicológico, sino también su bienestar físico. Es altamente propiciatorio que Usted colabore en todos los sentidos en su recuperación y se sienta implicada en el tratamiento, respondiendo con sus propias estrategias y expresando sin represiones las emociones que pudiera sentir.

Contribuir a aligerar el sufrimiento y ayudarla con amor y con un manejo adecuado de las emociones que se encuentran desbordadas en esos momentos es la principal meta de nuestra intervención como profesionales de la salud.

Desde el primer momento en que has sido diagnosticada con cáncer de mama, puedes haber sentido que lo que te estaba pasando a vos no era real.

Es difícil aceptar que tu cuerpo alberga una enfermedad que amenaza tu vida, mientras no experimentas ningún dolor y parece ser todo está como siempre. Pero la cirugía, los cambios repentinos en tu cuerpo, quizás la pérdida de una de tus mamas, hará visible y real el hecho del cáncer.

Negación, enojo, ansiedad y tristeza por la pérdida, son respuestas perfectamente normales a este trauma. Después de la cirugía, independientemente que sea la extracción de un tumor o mastectomía, vos estarás segura que tu cuerpo ha sido dañado. Te sentir atacada, primero por el cáncer, después por el tratamiento, y podes experimentar el mismo sentimiento que acompaña cualquier tipo de asalto: miedo, pérdida de control, dudar de ti misma o vergüenza.

Podes sentir muchas cosas al mismo tiempo: descanso al saber que el tumor maligno ha sido removido, enojo de que esto te haya pasado, orgullo de haber sobrevivido y miedo de que vuelva a aparecer: fuerte en un momento y devastada al siguiente instante. Todos tus sentimientos y miedos son válidos. El saber que tus sentimientos están ahí y el poder expresarlos te ayudará a aceptar la forma en que te sentís, y permitirá que estos cambien.

Un cambio en tu mama, o una mastectomía, es una pérdida. Tenés el derecho a sufrir por ello de la misma forma en que se sufre por cualquier otra pérdida. También podes sentir una pérdida de lo que eras antes de ser diagnosticada con cáncer.

Mientras el cáncer de mama ha cambiado tu vida, podes encontrar que el tiempo y la recuperación te dan una perspectiva mayor: que incluye lo que eres y todo acerca de tu experiencia.

También podes experimentar pérdida que parece ser causada por el cáncer, pero en realidad es una pérdida relacionada a situaciones anteriores que de momento han salido a flote. Para resolver ésta sensación tendrás que examinar el conflicto o dolor anterior.

Es posible entender y aceptar todos tus sentimientos con el tiempo. Los psicólogos dicen que la recuperación de el trauma del diagnóstico y tratamiento puede tomar hasta dos años.

El ser diagnosticada con una enfermedad que amenaza la vida, te forza a confrontar tus miedos hacia la muerte. Todos somos mortales, vamos a morir algún día. La mejor forma de resolver tus miedos acerca de la muerte es enfrentarlos y aceptarlos de modo que puedas seguir viviendo. Muchas mujeres encuentran útil el examinar miedos específicos. Lo que al principio parecía como un enorme miedo, puede ser más pequeño, al separar los miedos estos pueden ser más fácilmente manejables. Muchas mujeres encuentran consuelo y paz emocional al fortalecer una conexión espiritual o desarrollar una nueva.

El aspecto emotivo del Cáncer de Mama

El tener cáncer de mama es una experiencia tanto emotiva como física. Todos sus sentimientos son importantes. No hay una manera correcta de tratar el diagnóstico del cáncer. Es usted tan individual en su manera de tratar el cáncer de mama como lo es en la manera en la que trata la vida.

Usted puede sentirse enojada, herida, confusa, cansada, feliz, o triste. Todos, o cualquier combinación de estos sentimientos puede ser normal. Aunque sus sentimientos puedan parecerle aplastantes a veces, es importante recordar que son parte de usted. Cada persona es única, y las reacciones y la recuperación a veces pueden variar.

Mirando hacia el futuro

La lección que podemos aprender con este… es que usted controla su vida. El cáncer, no es su vida, sino simplemente una parte de ella, un episodio.

Es usted la misma amiga, colega, compañera o madre de antes.

Recuerde que una “crisis” expresa dos ideas -una de peligro y la otra de oportunidad escondida. Al tratar con cáncer de mama, usted puede encontrar esas oportunidades escondidas. 

Benigno:  tumor benigno no es cáncer

Biopsia: Es un análisis que se realiza en el laboratorio de una muestra tomada de tejido de mama donde se sospecha que está el cáncer. Los resultados determinarán si el tumor es maligno o no.

Cirugía conservadora: Significa que sólo se secciona una parte de la mama, donde se encuentran las células malignas.

Mastectomía: Eliminación quirúrgica de  la mama.

Cirugía reconstructiva: Cirugía que intenta restaurar la mama tras una mastectomía. Es una especie de cirugía plástica.

Lumpectomía: Cirugía con la que se retira parte del tejido de la mama, el que está afectado por el cáncer.

Maligno: Un tumor maligno es el constituido por células cancerosas.

Metástasis: La acción por la que el cáncer que empieza en una mama, por ejemplo, se extiende a otras partes del organismo.

¿Qué es el Cáncer de Mama?

Usted ha oído el término “cáncer del mama” anteriormente, pero ¿qué significa? Permítanos ayudarle a entender. El cáncer ocurre cuando las células en alguna parte del cuerpo comienzan a crecer sin control. Aunque existen muchos tipos de cáncer, todos surgen debido al crecimiento fuera de control de células anormales.

Los distintos tipos de cáncer pueden comportarse de maneras muy diferentes. Por ejemplo, el cáncer del pulmón y el cáncer del mama son dos enfermedades muy distintas. Ambas crecen a velocidades diferentes y responden a tratamientos diferentes. Por esta razón es que las personas que tienen cáncer necesitan que el tratamiento esté dirigido a su tipo de cáncer.

Aunque generalmente afecta a las mujeres, los hombres también pueden padecer de cáncer del mama, no obstante esto es muy poco frecuente.

Los avances en las imágenes mamarias se han desarrollado de tal manera que han pasado a ser la clave, junto al examen clínico de un especialista y el autoexamen, para detectar el cáncer de mama en su etapa inicial. La mamografía ha demostrado disminuir un 25 a 30% la mortalidad por cáncer mamario, permitiendo evidenciar tumores dos años antes que la palpación. La mamografía es un estudio importante para la detección del cáncer de mama.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),”una de cada nueve mujeres padecerá cáncer de mama”. Como podemos apreciar, estamos frente a una enfermedad que por su alta incidencia representa la causa más importante de mortalidad femenina desde el punto de vista oncológico y que por sus características propias representa un verdadero problema médico-social, en sus aspectos preventivos, diagnósticos y terapéuticos.

Dentro de las mamas se encuentran las glándulas que producen y segregan la leche después que la mujer tiene un bebé. Las glándulas que hacen la leche se llaman lobulillos y los tubos que las conectan al pezón se llaman conductos. La mama en sí está constituido por lobulillos, conductos y tejido graso, conectivo y linfático.

Axila: Área debajo del brazo. Es posible que falte parte del tejido en esta área en pacientes a las que se les ha hecho una mastectomía.

Nudo del esternón: Área entre las clavículas. Se usa como un punto de medida.

Clavícula: Hueso delgado en la base del cuello.

Aréola: Área circular del tejido pigmentoso que rodea el pezón. Se usa como un punto de medida.

Pezón: Proyección de la mama que sirve de salida para la leche. Se usa como un punto de medida cuando se examina la simetría de las mamas.

En la mama:

  • Aréola
  • Pezón
  • Tejido conectivo graso
  • Conductos galactóforo
  • Lobulillo

Simplemente el ser mujer y envejecer hacen que la mujer corra el riego de desarrollar cáncer de mama.  Los factores de riesgo son mayores si hay antecedentes familiares. Si le han hecho una biopsia que indicara un estado precanceroso. Si dio a luz por primera vez después de los 35 años o si no tiene hijos; si comenzó a menstruar antes de los 11 años; o si comenzó el período de la menopausia después de los 55 años.

Por lo tanto el control sobre el cáncer de mama se fundamenta en una prevención  que incluye una detección temprana y  tratamientos adecuados. El cáncer de mama es una enfermedad de mujeres  -menos del uno por ciento ocurre en hombres.

  • Mujer mayor de 35 años
  • Historia personal o familiar de cáncer de mama
  • Menstruación temprana (antes de los 11 años)
  • Menopausia tardía (después de los 55 años)
  • Primer embarazo a término después de los 35 años
  • Si no tiene hijos
  • Antecedentes de patología mamaria benigna

No hay manera de prevenir el cáncer de mama, pero la mejor protección es detectarlo en sus primeras etapas y darle tratamiento inmediato. La detección temprana consiste en mamografías (radiología o rayos-X de las mamas) regularmente, control médico de las mamas y el autoexamen de mamas. 

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar cáncer de mama y cómo se puede prevenir de esta enfermedad?

Simplemente el ser mujer y el envejecer hacen que la mujer corra el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Dos terceras partes de los casos de cáncer de mama ocurren en las mujeres mayores de 50 años de edad.

El riesgo también aumenta si la mujer tiene antecedentes de cáncer de mama en su familia; si nunca ha tenido hijos; si tuvo su primer hijo después de los 30 años de edad; si comenzó a menstruar antes de los 12 años; si dejó  de menstruar antes de los 55 años de edad; o si tiene una alimentación con un alto contenido de grasas.

No hay manera de prevenir el cáncer de mama, pero la mejor protección es detectarlo en sus primeras etapas y darle tratamiento inmediato. La detección temprana consiste en mamografías (radiología o rayos-X de las mamas) regularmente, control médico de las mamas y el autoexamen de mamas.

El síntoma más común del cáncer de mama es un nódulo (endurecimiento) en la mama. Otros síntomas son el cambio del tamaño o la forma de la mama, secreción de los pezones, o cambios en el color y la textura de la piel de la mama o de la piel oscura alrededor del pezón (areola). Sin embargo, a menudo no hay síntoma concreto de cáncer hasta que la enfermedad ha progresado a un estado avanzado. Esta es la razón por la cual la mamografía es tan importante, ya que puede detectar el cáncer de mama antes que se pueda ver o palpar.

¿Cuándo debo consultar?

  • Dolor punzante en alguna parte de la mama que persiste tras la menstruación.
  • Cambios en la coloración o aspecto de la piel de la mama.
  • Resaltes en la mama, hoyuelos o hundimientos de la piel o palpación de bultos que no se palpaban previamente y que persisten tras la menstruación.
  • Secreción de líquido por el pezón
  • Cualquier cambio en sus mamas al realizar la autoexploración mensual.
  • Con menos de 35 años debe realizar un auto-examen de sus mamas mensualmente y en cada control médico.
  • Entre 35 y 40 años debe realizar, además, una mamografía anualmente.
  • Mayor de 40 años debe realizar, además, un control médico y mamográfico anual
  • En todos los casos se debe consultar ante cualquier anormalidad que note en sus mamas.

La INFORMACIÓN ES UNA HERRAMIENTA  PARA PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA.

Detección Oportuna

  • Mamografía
  • Autoexploración mamaria
  • Exploración clínica
  • Ultrasonido

La prevención más eficaz del cáncer de mama es la detección temprana y por ello la exploración  de las mamas a través de una Mamografía, de forma periódica, es fundamental. Este examen detecta pequeños tumores que pueden pasar desapercibidos en la autoexploración. Si tiene 40 años de edad o más, es muy importante hacerse una mamografía anualmente, según lo indique su médico, debido a que el cáncer puede empezar a crecer en cualquier momento, una mamografía no es suficiente.

En caso de detectar una alteración en la Mamografía, ésta puede ser evaluada con otros métodos de imágenes como ser:

Ecografía

Puede diferenciar cuando un nódulo es un quiste o una masa sólida, evaluar sus características para relacionarla con benignidad o malignidad descubrir pequeñas lesiones dentro de los conductos.

Mamografías por tomosintesis

Consiste en la captura de múltiples imágenes de cada mama, a partir de cortes milimétricos. Esto permite mejorar significativamente los resultados de los estudios. La Tomosíntesis es un estudio complementario que permite analizar los tejidos capa por capa, con separaciones milimétricas entre sí, despejando dudas y detectando la aparición de lesiones muy sutiles e incipientes.

Mamografía con contraste

En la detección temprana del cáncer de mama, la mamografía por contraste puede ser una herramienta complementaria muy útil con resultados similares a la resonancia magnética. Esto resulta en el incremento de la sensibilidad y especificidad dado que aporta al estudio información funcional de una lesión que puede estar oculta. Al ser un estudio contrastado permite obtener una imagen combinada en la que se verán realzadas las áreas de captación del contraste y se suprimen las áreas de tejido normal.

Resonancia Magnética Nuclear

Este examen se usa en casos especiales, puede descubrir recidivas en una mama operada e irradiada por cáncer y/o controlar las prótesis mamarias y sus complicaciones.

En caso que sea necesario un análisis histológico de la lesión identificada con los métodos antes citados, el médico puede solicitar biopsias.

Intervencionismo Mamario

Son procedimientos que obtienen muestras del tejido para poder llegar a un diagnóstico exacto de las lesiones mamarias. El análisis citológico o histológico según sea la muestra se realiza en un laboratorio.

– Punción Citológica Aspirativa con Aguja Fina (PAAF)

– Core Biopsia con Aguja Gruesa (BAG)

– Punción Biopsia Asistida por Vacio (BAV)

Estos procedimientos pueden ser guiados con Ecografía, Esterotaxia Digital  o Tomosintesis.

Cabe destacar que la elección de estas distintas alternativas va a depender de cada caso en particular.

En la ducha

Levante su brazo izquierdo. Con la yema de los dedos de su mano derecha, examine cuidadosamente su pecho izquierdo. Empiece por la parte superior del contorno del pecho y prosiga en sentido circular, presionando lo suficiente para sentir el tejido interno. Una vez completado el círculo prosiga con círculos concéntricos, cada  vez más pequeños, hasta llegar al pezón.

Manteniendo la posición, examine su pecho con movimientos verticarles, desde el esternón hacia la axila.

Manteniendo la posición, examine su pecho realizando un movimiento desde afuera hacia el pezón. 

Frente al espejo

Enfrente el espejo con sus brazos en ambos costados. Revise sus mamas buscando nódulos, retraccions, formas irregulares u otros cambios.

Repita el procedimiento con sus brazos encima de su cabeza

Recostada

Recuéstese, coloque un almohadón debajo de su axila y en esta posición realice los mismos movimientos de control que “en la ducha”.

El tratamiento del cáncer de requiere un enfoque de equipo.

Este equipo incluye profesionales, que tienen un interés especial y son expertos en el tratamiento y la cura del cáncer de mama. Cada una de ellos contribuye sus habilidades especiales para trabajar juntos hacia una meta común.

Su equipo de Tratamiento

Su equipo de tratamiento puede incluir a las siguientes personas:

Médico de Cabecera: coordina su cuidado.

Cirujano: examina el tejido y los nódulos linfáticos para detectar la posible extensión del cáncer.

Médico Oncólogo: trata los tumores malignos con quimioterapiay7o terapia de hormonas.

Radiólogo: trata los tumores malignos con radioterapia.

Enfermeras: tiene experiencia en el cuidado de personas con cáncer.

Psicólogo-psicooncólogo: ayuda a hacer frente contra la enfermedad y el tratamiento.

Usted, la paciente, es también una parte importante del equipo de tratamiento. Debe aprender tanto como pueda, tomar parte en decisiones cuando sea apropiado, guardar sus citas con los médicos, cooperar al máximo, y mantener una actitud positiva. Es muy importante tener confianza en su equipo de tratamiento, en el plan de tratamiento desarrollado para Ud., y en su propia habilidad de sobrepasar esta situación.

Su médico puede recomendarle quimioterapia. Esta decisión está basada en muchos factores, incluyendo el tipo y tamaño de su tumor, los ganglios comprometidos, los receptores de hormonas y biología tumoral. La mastectomía le ha eliminado el cáncer de su mama. La quimioterapia puede destruir otras células cancerosas que se hayan podido expandir a otras partes de su cuerpo. Aunque puede haber efectos secundarios desagradables, los beneficios a largo plazo valen mucho más que las incomodidades temporales que pueda Ud. tener.

¿Qué es la quimioterapia?

La quimioterapia es el tratamiento del cáncer con sustancias químicas o drogas potentes. En muchos casos las drogas se dan en combinación, puesto que se ha descubierto que esto es mucho más eficaz que dar las mismas por separado. La quimioterapia destruye las células cancerosas al interferir con su crecimiento o al impedir que se reproduzcan.

La quimioterapia se puede usar por sí sola para el tratamiento del cáncer, o en combinación con la cirugía y/o radioterapia. A veces se dan drogas en tabletas, cápsulas o en forma líquida, y se toman por boca. Otras veces se inyectan en un músculo, en vena (endovenosa) o dentro del abdomen o espacio pleural.Las drogas entran en el torrente sanguíneo y se transportan por todo el cuerpo hasta donde sea que crezcan las células cancerosas. Por este motivo, la quimioterapia podría llegar a células a las que no llegan ni la cirugía ni el tratamiento con radiación.

La duración del tratamiento variará según el tipo de cáncer que tenga, las drogas que se usan y la forma en que su cuerpo responde a ellas. La terapia se podría administrar diaria, semanal o mensualmente. Algunas drogas se dan periódicamente, con períodos de descanso de por medio, para que su cuerpo se pueda recuperar y produzca células sanas. Los tratamientos podrían continuar por meses e inclusive años.

¿Qué es el sistema linfático?

El sistema linfático está compuesto por muchos vasos que llevan linfa, estos vasos acompañan en forma paralela al sistema venoso a través del cuerpo. La linfa es un fluido claro, sin color, que contiene agua y unas pocas células sanguíneas que se originan en muchos órganos y tejidos. El sistema linfático ayuda a proteger y a mantener fluido el medio interno del cuerpo, por medio de la filtración  y el drenaje de la linfa que viene de cada región del cuerpo que desemboca en nódulos (ganglios) y estos en vasos más grandes. 

Con frecuencia durante una tumorectomía o una mastectomía, algunos de los nódulos linfáticos de la axila pueden ser extirpados. Los nódulos linfáticos de la axila (también llamados glándulas linfáticas axilares) drenan los vasos linfáticos de la región de los antebrazos, la mayoría de la mama, la nuca y la axila. Los nódulos linfáticos ayudan a filtrar el exceso del fluido, bacteria y los derivados de las infecciones.

¿Qué es el linfedema?

Cuando el patrón normal de drenaje de los nódulos linfáticos se disturba o se daña (frecuentemente durante la cirugía para remover los nódulos linfáticos), la hinchazón o edema  del brazo puede ocurrir. La radiación y la quimioterapia pueden causar también la hinchazón del brazo. Esta hinchazón del brazo, causada por una colección anormal de demasiado fluido, se llama linfedema.

Cuando los nódulos linfáticos de la axila han sido extirpados, una mujer tiene un riesgo más grande de desarrollar linfedema, ya que faltan ganglios que drenan. El linfedema puede ocurrir inmediatamente después de la cirugía, o meses o años después. No todas las mujeres que tienen una mastectomía experimentarán linfedema.

Aquellas pacientes que se les hayan realizado la técnica del GANLIO CENTINELA, no experimentarán linfedema, ya que no se han extirpado la totalidad de los ganglios.

Hay varios tipos de linfedema. El tipo agudo, temporal y suave de linfedema ocurre unos pocos días después de la cirugía y usualmente dura un periodo corto de tiempo. El tipo agudo y más doloroso de linfedema puede ocurrir como de 4 a 6 semanas después de la cirugía.

Sin embargo, el tipo más común de linfedema se da despacio y sin dolor, y puede ocurrir de 18 a 24 meses después de la cirugía, o toda la vida. Debido generalmente a esfuerzos muy bruscos (como por ejemplo, pintar una pared, podar un árbol, etc).

También por una erisipela que es una infección del brazo (generalmente la puerta de entrada de la infección es por  picadura de mosquito o quemadura de la mano).

¿Cómo se diagnostica el linfedema?

No hay un examen de diagnóstico específico para el linfedema. El médico completará su historia médica y su examen físico. La historia médica puede incluir preguntas acerca de lo siguiente:

  • Cirugías pasadas.
  • Problemas después de las cirugías.
  • El comienzo de los síntomas (¿Cuándo apareció la hinchazón en el brazo afectado?).
  • Historia de edema (hinchazón severa).
  • Medicamentos tomados actualmente.
  • Otras condiciones médicas como la presión sanguínea alta, la enfermedad del corazón, o la diabetes.

¿Cuáles son los síntomas del linfedema?

El síntoma principal del linfedema es la hinchazón del brazo afectado. El grado de hinchazón puede variar. Algunas personas pueden experimentar una hinchazón severa (o edema) – cuando el brazo afectado está mucho más grande que el otro brazo. Mientras que otras experimentarán una forma más suave del edema – cuando el brazo afectado está sólo un poco más grande que el otro brazo.

Además de la hinchazón del brazo afectado, los siguientes son los síntomas más comunes del linfedema. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas incluyen:

  • Sentir sensación de tirantez en el brazo afectado.
  • Sentirse adormecido o tener dolor en el brazo afectado.
  • Hinchazón en la mano (una evidencia podría ser que sus anillos ya no le caben).
  • Debilidad en el brazo afectado.
  • Perdida de fuerza, mayormente a la presión.

Los síntomas del linfedema pueden parecerse a otras condiciones médicas. Consulte con su médico para su diagnóstico.

Tratamiento

El tratamiento para el linfedema depende de la gravedad y la extensión de la condición. La prevención y el control del linfedema juegan un rol importante en esta condición ya que no existe cura.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

-El ejercicio: El ejercicio ayuda a restaurar y a fortalecer, además mejora el drenaje. El tipo de ejercicio le será recomendado por su médico y, o por su fisioterapeuta.

-Las vendas: El usar una manga de compresión hecha especialmente para usted, o una venda elástica podría ayudar a prevenir la acumulación de los fluidos.

-La bomba del brazo: El aplicar una bomba en el brazo ayuda con frecuencia a aumentar el flujo de los fluidos en los vasos linfáticos, y previene que estos fluidos se colecten en el brazo. 

-La dieta: El tener una dieta bien balanceada y controlar el peso del cuerpo es una parte importante del tratamiento.

-El dormir: El descansar es importante para su bienestar general. Después de la cirugía, puede que encuentre más cómoda durmiendo con el brazo elevado. Puede ponerse una almohada pequeña debajo del brazo, en el lado trazado, para aliviar la presión. Camisones y pijamas sueltos también puede ayudarle a pasar una buena noche.

-Mantener el brazo elevado: El mantener el brazo elevado por encima del nivel del corazón, cuando es posible, permite que la gravedad ayude a drenar el fluido acumulado

-Prevención de la infección: Es importante tomar medidas preventivas, como el buen cuidado de la piel, para proteger el brazo afectado de las infecciones y de la ruptura de la piel.

-El tratamiento puede incluir lo siguiente: Los pacientes que sufren de cáncer de mama que mantienen un buen cuidado de la piel y hacen ejercicio apropiadamente después de la mastectomía tienen menos probabilidad de desarrollar el linfedema.

Previniendo y controlando el linfedema

La protección del brazo hinchado es muy importante después de la cirugía del seno. Un sistema linfático con mal drenaje puede causar que el brazo afectado sea más susceptible a las infecciones y a ser menos sensitivo a temperaturas extremas. Las personas con linfedema deberían evitar cualquier lesión o infección y deberían estar concientes de aquellas actividades que ponen demasiada presión en el brazo afectado. Las medidas de protección incluyen lo siguiente:

  • Mantenga el brazo elevado cuando sea posible.
  • Intente, en lo posible, de que todas las inyecciones que le den y de que todas las muestras de sangre se tomen del brazo que no está afectado.
  • Asegúrese de que todos los exámenes de la presión sanguínea se hagan en el brazo que no está afectado.
  • Evite el usar camisones de noche o ropa con elástico en las mangas.
  • Use una afeitadora eléctrica cuando se vaya a afeitar las axilas.
  • Evite las quemaduras por el sol y otras quemaduras en el brazo afectado. Broncéese gradualmente; use protección contra el sol.
  • Evite las temperaturas extremas bien sea caliente o fría, como las bolsas térmicas calientes o frías.
  • Use guantes cuando esté haciendo algo de jardinería y cuando esté usando detergentes fuertes para el hogar.
  • Limpie la piel del brazo afectado diariamente y use loción hidratante. Cuando se esté secando el brazo, hágalo suavemente pero de una forma minuciosa.
  • Haga ejercicio regularmente para mejorar el drenaje, pero primero consulte con su médico o con su fisioterapeuta.
  • Mantenga una dieta bien balanceada, baja en sodio.
  • Cuide sus uñas apropiadamente y evite cortar sus cutículas.
  • Limpie todas las cortaduras con jabón y agua, y después aplique un crema con antibiótico y una venda esterilizada.
  • Proteja sus dedos de las punzadas con agujas y con objetos afilados. Use un dedal cuando esté cosiendo.
  • Evite los movimientos circulares rápidos de brazos para que no se acumule sangre en la parte exterior de las extremidades con el brazo afectado.
  • No llevar el brazo hacia atrás: por ejemplo, en el auto, no tomar la cartera del asiento de atrás.
  • No colgarse: por ejemplo, en el colectivo
  • No levantar peso: por ejemplo, no alzar niños con ese brazo. Llevar cartera o cosas pesadas con ese brazo. Lleve el bolso en el brazo que no está afectado
  • No empujar: por ejemplo, correr muebles de lugar.
  • Use vendas de gasa en vez de cinta adhesiva; no lo apriete de tal forma que le corte la circulación.
  • Evite picaduras de mosquitos o arañas.
  • Evite trabajos extenuantes y prolongados con la extremidad afectada.
  • Al tejer, use la aguja fuera del brazo.
  • No use joyas ni ropas apretadas o con bandas ajustadas .
  • No use vendajes elásticos.
  • Revise todas las áreas del brazo diariamente en busca de cualquier indicio de complicaciones.
  • Mida la circunferencia del brazo a intervalos regulares según la recomendaciones del médico o terapeuta.
  • Use un centímetro para medir el brazo, siempre en los mismos dos lugares.
  • La capacidad de sentir el tacto, la temperatura o el dolor en el brazo afectado podría disminuir. Utilice el miembro no afectado para probar la temperatura del agua para cocinar o para bañarse.
  • La prótesis juega un papel muy importante en este aspecto, ya que forma parte del atuendo diario de la mujer a quien va a acompañar durante muchas horas en el día. Por eso, es fundamental que la prótesis sea equilibrada y no pese en exceso o se apoye en el hombro de la mujer. Para ello, es necesario no sólo la ayuda de un corpiño especial que sujete lo mejor posible la prótesis, sino que el peso de ésta y su adaptación a la anatomía de la mujer sea lo mejor posible.
  • El corpiño debe ser suave, sin aro y sin encaje, de bretel ancho para que sujete bien.
  • Notifique a su médico inmediatamente si hay cualquier señal de infección, como enrojecimiento, calor, aumento en la hinchazón, o fiebre.

Reconstrucción mamaria

La mama femenina ha sido siempre un símbolo de la femineidad, de la fertilidad, del amor materno y de la atracción sexual. Su pérdida ocasiona trastornos psicológicos, emocionales y sociales.  El objetivo de la reconstrucción mamaria es que la mujer conserve  su imagen corporal, es decir una mama similar en forma, textura y características a la  no operada. El propósito de esta intervención no significa colocarse prótesis sólo con fines estéticos -quizás sea el más importante para la mujer ya que influye psicológicamente en ella-  sino que hay un bienestar psicofísico de la paciente y previene, por ejemplo, futuras desviaciones de la columna vertebral.

Es importante que se tenga en claro que con la reconstrucción mamaria no se recupera el mismo aspecto de la mama que antes de la cirugía. 

Motivos para una reconstrucción

Las mujeres quieren la reconstrucción de mama por muchas razones, incluyendo:

  • La comodidad y conveniencia de no tener que llevar una prótesis externa.
  • Aumentar el sentido de atracción sexual
  • Más variedad en el tipo y estilo de ropa que puedan ponerse
  • Reducir la preocupación con el cáncer de mama
  • Una sensación de soltura y de sentirse físicamente renovada


Preparándose para la cirugía

La decisión de efectuar la reconstrucción mamaria en la misma intervención que la mastectomía o en una fase posterior es fundamentalmente un criterio personal. La reconstrucción inmediata se realiza en el mismo momento que la mastectomía ( extirpación de la mama). La reconstrucción en una fase posterior puede hacerse semanas o incluso años después.

En definitiva, tan pronto como una mujer es diagnosticada de cáncer de mama, ésta debe informarse sobre las posibilidades de reconstrucción.

El cirujano que realiza la mastectomía, el oncólogo y el cirujano plástico deben coordinarse para desarrollar una estrategia que procure el bienestar de la mujer. La mayoría de las pacientes mastectomizadas están médicamente aptas para someterse a la reconstrucción mamaria. Siendo la reconstrucción quirúrgica la primera recomendación,  y si es posible realizarla inmediatamente después de la  mastectomía, de manera que la paciente despierte de la anestesia con una mama reconstruída, sin recibir el impacto y la mala experiencia de verse sin ella.

Esta cirugía  se extiende alrededor de  5 horas, a diferencia de mastectomía, que es de 1 hora aproximadamente. Consecuentemente, es fundamental el  estado general   de la paciente, evaluando las opciones más apropiadas para la edad, salud, características físicas y anatómicas.

Como en toda cirugía, existen riesgos asociados  y complicaciones específicas propias de este procedimiento. En general, problemas como hemorragias, cicatrices  o dificultades con la anestesia pueden ocurrir, aunque no son comunes.

¿Quiénes pueden operarse?

En líneas generales todas las pacientes pueden reconstruirse la mama. Sin embargo,  muchas veces quieren resolver la enfermedad y después pensar en la reconstrucción. Cuando la mama se reconstruye a la vez que se realiza la mastectomía (reconstrucción inmediata), la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada; esto trae aparejado un beneficio psicológico.

No obstante, en algunos casos, la reconstrucción puede o debe posponerse (reconstrucción diferida) porque algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de la reconstrucción mientras intentan adaptarse al hecho de haber sido diagnosticadas de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad.

Y otro punto -que no es menor- es el factor económico, porque  las obras sociales no reconocen la reconstrucción considerándola erróneamente  como una intervención estética y de los costos de la intervención debe  hacer cargo la paciente.

Actualmente han  cambiado tanto los conceptos que hasta  las mujeres que tenían mal pronóstico y no optaban por la reconstrucción dejó de tener valor. Al contrario,  va a tener  mejor calidad de vida aunque no sea auspicio su diagnóstico, ya que repercute positivamente en su ánimo.

Independientemente de cada caso, se debe tener  una buena información sobre las opciones de reconstrucción, esto ayudará a prepararse positivamente para una mastectomía, contribuyendo a mejorar la calidad y expectativa de vida.Si usted está interesada en la reconstrucción, hable con su cirujano y solicite ver fotografías de mamas reconstruidas. El le contestará sus preguntas sobre el procedimiento y le explicará los riesgo y los beneficios.

Técnicas de reconstrucción mamaria

Las técnicas de reconstrucción mamaria se han perfeccionado en los últimos años, y también han mejorado considerablemente las formas de los implantes de mama. Aunque la reconstrucción nunca puede compensar la pérdida de una mama, los resultados suelen ser muy buenos. Una mastectomía  puede ser superada psicológicamente por la mujer, de hecho muchas mujeres lo hacen, sin practicarse   la reconstrucción. Pero la tendencia actual es que la mujer no pase por esto y se reconstruya en el momento de la intervención quirúrgica.

Existen diferentes técnicas de reconstrucción mamaria. El equipo médico optará por una de ellas según el tamaño y extensión del tumor, y de la cantidad de tejido que se deba extirpar. En ocasiones es necesario realizar distintas operaciones para restaurar el volumen de las mamas, garantizar la simetría con el otro pecho y recrear la aréola y el pezón. En cualquier caso, la técnica elegida deberá ajustarse a las necesidades y deseos de la paciente, así como a su estado emocional y clínico, y a las posibilidades de reconstrucción que existan en su caso.

Tipos de reconstrucción

1) Con tejido propio

El cirujano utiliza la grasa, la piel y el tejido muscular de la espalda o del abdomen. Si se utiliza tejido abdominal (es decir, piel y grasa de la zona que esta debajo del ombligo realizando un colgajo que se traslada a la parte inferior del abdomen y se transplanta a la zona donde se va a crear la mama. Esta técnica  resulta generalmente  indicado para mujeres que tengan un exceso de grasa en el abdomen inferior.

Si se realiza con tejido de la espalda, el cirujano traslada una sección de piel y de músculo de la espalda, por debajo del brazo, hacia la zona de la mama que se reconstruye. Es preferible trasladar el músculo dorsal completo, con vasos sanguíneos y nervios. Si no es posible, el tejido muscular con su red de vasos sanguíneos deben ser reconectados.

Dado que este colgajo de piel suele ser más delgado que uno de abdomen, este método de reconstrucción se realiza acompañada de la utilización de un implante de mama, para obtener un volumen mayor y dar a la nueva mama una forma más natural.  

En una segunda y más sencilla operación, se crea la aréola y pezón.

Prótesis de silicona

Un implante protésico de mama es una bolsa con forma de mama que puede estar rellena con diversos materiales. Los más conocidos son de   gel de silicona y de solución salina (sal- agua). El implante mamario se coloca bajo el músculo para crear una nueva mama. Si se ha realizado una mastectomía total, es necesario contar con suficiente cantidad de piel para obtener volumen con la utilización de una prótesis, de lo contrario se requiere del uso de expansores de tejidos.

Reconstrucción del pezón y de la aréola (la zona más oscura de la mama)

En una mastectomía también suele extirparse el pezón, porque puede contener células cancerosas. En todos los casos, la reconstrucción,  se trata de una intervención leve y relativamente indolora. Las técnicas actuales son muy sutiles y los resultados suelen ser muy atractivos y satisfactorios. Las operaciones para reconstruir el pezón y la aréola sólo se hacen cuando se ha completado la reconstrucción de la mama.

2) Implantes externos

Actualmente hay lencería que  intenta compensar las diferencias de tejido y volumen de la mama intervenida. Además hay prótesis parciales de silicona que se sujetan a la piel mediante  tiras adhesivas hipoalergénicas. 

Resultados

En algunos casos puede ser que el contorno de la mama reconstruída no sea exactamente igual que antes de la mastectomía. Sin embargo, estas diferencias sólo suelen ser aparentes para la propia mujer, no siendo percibidas por los demás.  Para la mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta, donde el resultado obtenido tras una reconstrucción mamaria es definitivo y permite hacer una vida absolutamente normal, proporcionando un equilibrio psicológico , volviendo a verse como un cuerpo completo.

Esto conlleva  a una vida  social y sexual completa y a olvidar la enfermedad que la condujo a la reconstrucción.

Tipos de mastectomía

Cuadrantectomía: resección del cuadrante mamario donde se encuentra el tumor

Subcutánea: eliminación de la glándula

Simple: extracción de la glándula y piel de la aréola

Radical: se retira también el músculo pectoral

Tumorectomía: resección del tumor

Métodos de reconstrucción de la mama

  1. Prótesis
  2. Expansión + prótesis
  3. Tejidos locales: ascenso abdominal; rotación de colgajos de piel vecina.
  4. Colgajos músculos cutáneos: recto abdominal o dorsal ancho


Objetivos de la reconstrucción mamaria

º recrear una mama de aspecto natural, incluyendo, la aréola y el pezón

º eliminar la necesidad de llevar prótesis de relleno, posibilitando llevar prendas de vestir que no serían posibles sin reconstrucción (traje de baño, escotes, etc.)

º rellenar el hueco y la deformidad que queda en el tórax

º restaurar la imagen corporal

º mejorar la calidad de vida

Historia clínica

CIRUGÍA CONSERVADORA: Se conserva parte de la mama.  En caso contrario, se extirpa el tumor y se rellena la mama  . De esa forma, se evita que la mama quede deforme.

CIRUGÍA RADICAL: Se extirpa el pecho en su totalidad, lo que exige reconstruirlo por completo. Lo ideal es hacerlo en la misma intervención quirúrgica, aunque después deba aplicarse quimioterapia, lo que exige la participación de un equipo quirúrgico multidisciplinario.

MASTECTOMÍA PREVENTIVA:  es la remoción quirúrgica de uno o ambos senos para prevenir o reducir el riesgo a sufrir cáncer de mama. En estos casos se practica una mastectomía total, en mujeres a quienes ya se les ha extirpado una mama a causa de la enfermedad, a aquéllas que presentan  historial familiar o genéticamente marcada.

Se cree que hay dos factores que aumentan el riesgo de cáncer de mama, la obesidad y la dieta alta en grasas.

Obesidad se define como 30 kilos o más sobre su peso apropiado. Una dieta que incluye grandes cantidades de comida con mucha grasa, especialmente grasa animal, puede contribuir a la obesidad. Comidas comunes que tienen mucha grasa son la leche, los productos lácteos, y las carnes grasosas.

Una manera de bajar la ingesta de grasas es sustituir la leche por leche descremada, otra forma es comer carne blanca o roja con poca grasa.

Hay otras formas para mantener un peso saludable. Las comidas dulces y las bebidas alcohólicas tienen muchas calorías, así que puede limitarlas en su dieta.

También puede añadir comidas que sean altas en fibras y bajas en calorías tales como las frutas, las verduras y los cereales integrales.

El ejercicio es otra manera de reducir su peso y mejorar su salud en general. Una caminata de 30 minutos, tres o cuatro veces por semana, es una manera fácil y económica de hacer ejercicio. Nadar y andar en bicicleta son también buenas alternativas. Como hay muchas maneras de hacer ejercicio, encuentre alguna que le guste y manténgala.

El fumar es un riesgo grave para su salud. Algunas mujeres tienen una fuerte motivación para dejar de fumar después de haber sido diagnosticadas de cáncer de mama.

Las emociones, la salud y el cáncer de mama

 El saberse enfermo es una experiencia tanto física como emotiva. No existe una única manera de responder frente a tal experiencia. Es usted tan individual en su manera de tratar el cáncer de mama, como lo es en la manera en que trata la vida.

Su personalidad y su historia emocional pueden influir decisivamente en la evolución de le enfermedad y en la respuesta a los tratamientos. Si una persona se mantiene bien psicológicamente, puede defenderse mejor y hasta prevenir la enfermedad. Varios estudios confirman que las emociones perturbadoras son malas para la salud y sabemos que la desesperanza constituye el peor estado emocional para una enfermedad.

Mediante la asistencia psicológica podemos ayudarla no sólo a recuperar su bienestar psicológico, sino también su bienestar físico. Es altamente propiciatorio que Usted colabore en todos los sentidos en su recuperación y se sienta implicada en el tratamiento, respondiendo con sus propias estrategias y expresando sin represiones las emociones que pudiera sentir.

Contribuir a aligerar el sufrimiento y ayudarla con amor y con un manejo adecuado de las emociones que se encuentran desbordadas en esos momentos es la principal meta de nuestra intervención como profesionales de la salud.

Desde el primer momento en que has sido diagnosticada con cáncer de mama, puedes haber sentido que lo que te estaba pasando a vos no era real.

Es difícil aceptar que tu cuerpo alberga una enfermedad que amenaza tu vida, mientras no experimentas ningún dolor y parece ser todo está como siempre. Pero la cirugía, los cambios repentinos en tu cuerpo, quizás la pérdida de una de tus mamas, hará visible y real el hecho del cáncer.

Negación, enojo, ansiedad y tristeza por la pérdida, son respuestas perfectamente normales a este trauma. Después de la cirugía, independientemente que sea la extracción de un tumor o mastectomía, vos estarás segura que tu cuerpo ha sido dañado. Te sentir atacada, primero por el cáncer, después por el tratamiento, y podes experimentar el mismo sentimiento que acompaña cualquier tipo de asalto: miedo, pérdida de control, dudar de ti misma o vergüenza.

Podes sentir muchas cosas al mismo tiempo: descanso al saber que el tumor maligno ha sido removido, enojo de que esto te haya pasado, orgullo de haber sobrevivido y miedo de que vuelva a aparecer: fuerte en un momento y devastada al siguiente instante. Todos tus sentimientos y miedos son válidos. El saber que tus sentimientos están ahí y el poder expresarlos te ayudará a aceptar la forma en que te sentís, y permitirá que estos cambien.

Un cambio en tu mama, o una mastectomía, es una pérdida. Tenés el derecho a sufrir por ello de la misma forma en que se sufre por cualquier otra pérdida. También podes sentir una pérdida de lo que eras antes de ser diagnosticada con cáncer.

Mientras el cáncer de mama ha cambiado tu vida, podes encontrar que el tiempo y la recuperación te dan una perspectiva mayor: que incluye lo que eres y todo acerca de tu experiencia.

También podes experimentar pérdida que parece ser causada por el cáncer, pero en realidad es una pérdida relacionada a situaciones anteriores que de momento han salido a flote. Para resolver ésta sensación tendrás que examinar el conflicto o dolor anterior.

Es posible entender y aceptar todos tus sentimientos con el tiempo. Los psicólogos dicen que la recuperación de el trauma del diagnóstico y tratamiento puede tomar hasta dos años.

El ser diagnosticada con una enfermedad que amenaza la vida, te forza a confrontar tus miedos hacia la muerte. Todos somos mortales, vamos a morir algún día. La mejor forma de resolver tus miedos acerca de la muerte es enfrentarlos y aceptarlos de modo que puedas seguir viviendo. Muchas mujeres encuentran útil el examinar miedos específicos. Lo que al principio parecía como un enorme miedo, puede ser más pequeño, al separar los miedos estos pueden ser más fácilmente manejables. Muchas mujeres encuentran consuelo y paz emocional al fortalecer una conexión espiritual o desarrollar una nueva.

El aspecto emotivo del Cáncer de Mama

El tener cáncer de mama es una experiencia tanto emotiva como física. Todos sus sentimientos son importantes. No hay una manera correcta de tratar el diagnóstico del cáncer. Es usted tan individual en su manera de tratar el cáncer de mama como lo es en la manera en la que trata la vida.

Usted puede sentirse enojada, herida, confusa, cansada, feliz, o triste. Todos, o cualquier combinación de estos sentimientos puede ser normal. Aunque sus sentimientos puedan parecerle aplastantes a veces, es importante recordar que son parte de usted. Cada persona es única, y las reacciones y la recuperación a veces pueden variar.

Mirando hacia el futuro

La lección que podemos aprender con este… es que usted controla su vida. El cáncer, no es su vida, sino simplemente una parte de ella, un episodio.

Es usted la misma amiga, colega, compañera o madre de antes.

Recuerde que una “crisis” expresa dos ideas -una de peligro y la otra de oportunidad escondida. Al tratar con cáncer de mama, usted puede encontrar esas oportunidades escondidas. 

Benigno:  tumor benigno no es cáncer

Biopsia: Es un análisis que se realiza en el laboratorio de una muestra tomada de tejido de mama donde se sospecha que está el cáncer. Los resultados determinarán si el tumor es maligno o no.

Cirugía conservadora: Significa que sólo se secciona una parte de la mama, donde se encuentran las células malignas.

Mastectomía: Eliminación quirúrgica de  la mama.

Cirugía reconstructiva: Cirugía que intenta restaurar la mama tras una mastectomía. Es una especie de cirugía plástica.

Lumpectomía: Cirugía con la que se retira parte del tejido de la mama, el que está afectado por el cáncer.

Maligno: Un tumor maligno es el constituido por células cancerosas.

Metástasis: La acción por la que el cáncer que empieza en una mama, por ejemplo, se extiende a otras partes del organismo.